Food & Bev

Ofreciendo soluciones para la industria de alimentos y bebidas

Veolia desarrolla soluciones adaptadas a los desafíos a los que se enfrentan los administradores del sector de alimentos y bebidas:
• Gestión del agua y de las aguas residuales
• Servicios energéticos
• Servicios de gestión de residuos

 

El sector Food & Bev se destaca por tener un elevado consumo en agua y
energía
Aún antes de llegar a nuestras mesas, los productos de este sector atraviesan un complejo proceso de fabricación. Cada etapa del proceso usa una gran cantidad de agua y de energía.
La importancia y la necesidad creciente de agua, no sólo para el sector de alimentos y bebidas, sino también para las
industrias, la agricultura y las comunidades en general, está llevando a la industria de alimentación y bebidas a intentar racionalizar su consumo de agua, tratar las aguas residuales para reutilizarlas, rellenar los acuíferos y evitar el uso excesivo de recursos.
En cuanto al consumo de energía, el dinámico sector de alimentación y bebidas debe seguir reduciendo su huella de
carbono. Este cambio es impulsado por la eficiencia de los costes, las regulaciones y también por las expectativas de los comerciantes y de los clientes.
Con el fin de mitigar el impacto de esta enorme demanda de energía, la eficiencia energética y las energías renovables (como la producción de biogás a través del tratamiento anaeróbico, las calderas de biomasa o la codigestión de sustratos orgánicos...) ofrecen soluciones pertinentes.

La gestión de los residuos es también un reto importante.
Rastrojos, semillas de fruta, suero de queso, pieles y grasas animales: la producción de alimentos y bebidas genera una gran cantidad de residuos industriales. Los residuos orgánicos tienen que desecharse adecuadamente.
Cuando estos flujos no se valorizan o no se utilizan en otras aplicaciones de alimentos y bebidas, en la alimentación
animal o en otras industrias, suelen ofrecer oportunidades interesantes para la producción de energías verdes o para la valorización agrícola.
Otro flujo de residuos industriales, el embalaje, representa un volumen importante de residuos sólidos. La industria de alimentos y bebidas representa por sí sola el 66 % del volumen de negocio correspondiente a la fabricación de embalajes.
Aunque la gran mayoría de los residuos de embalajes no se genera en las fábricas, sino en el punto de distribución (comerciantes) y de consumo (hogares), las plantas de alimentos y bebidas quieren
contribuir a la reducción, la selección y el reciclaje apropiado de sus residuos sólidos y alcanzar su objetivo de «cero residuos al relleno sanitario». Algunas empresas dan un paso más, centrándose en el origen y utilizando materias primas secundarias para reducir la huella medioambiental general de su producto sin comprometer
la calidad o la integridad del mismo.