Veolia ganó un contrato para la construcción de una planta de desalinización en Irak